«Legaltech es un eje fundamental dentro de un propósito: optimizar los procesos de crédito en todo su ciclo de vida mediante tecnología y datos»

María García

02 octubre - 15 min lectura

JMF: Charles de Gaulle decía que era imposible de gobernar un país con más de 300 quesos. ¿Cómo se gobierna una empresa de más de 600 empleados, presente en 12 países y con más de 15 productos diferentes? 

AR: Las empresas no se gobiernan, se lideran, y para liderar algo que cada vez tiene mayor tamaño necesitas un equipo que te ayude a hacerlo, una cadena de liderazgo, una cultura bien asentada dentro de la organización, donde haya una serie de valores que, sencillamente, si no converges con ellos, pues mejor no estés. La propia organización se da cuenta de quién no converge o quién no comparte los valores y un propósito común.

Con esos ingredientes da igual el tamaño de la empresa. Lo verdaderamente importante es que todo el mundo tenga clara esa cadena de liderazgo y esos tres o cuatro valores fundamentales: es decir, qué es lo que se valora de verdad, qué es lo que nos hace ser esta comunidad, cuál es el propósito de compañía y, por tanto, hacia dónde estamos mirando.

JMF: ¿Qué área os ha hecho crecer más en estos años?

AR: Realmente, han crecido todas, y lo han hecho en una proporción bastante importante. Desde luego, la parte de expansión internacional va más rápida: el año pasado, a nivel internacional, crecimos alrededor de un 50%, cuando la compañía lo hizo en un 15/30%. Sí que se nota la diferencia en los ámbitos internacionales, sobre todo México, Perú y Portugal, y algo también en Alemania y Francia. La parte más legaltech y minorista, representada por la adquisición de Lextools, lleva un ritmo bastante alto, un 40% anual en crecimiento tanto de ingresos como de margen sostenido. Y ganando nuevos clientes, a razón de 500 clientes nuevos aproximadamente al año.

JMF: ¿Podríamos decir que estéis entre las 5 primeras legaltech en recursos, facturación, capital humano…?

AR: Legaltech para nosotros es un eje fundamental dentro de un propósito o de un paraguas que realmente está más enfocado a optimizar los procesos de crédito en todo su ciclo de vida mediante tecnología y datos. ¿Por qué motivo? Porque legal y crédito son dos aspectos o dos dominios que tienen una convergencia bestial en todo lo que tiene que ver con normativa, con implementación. La parte legal y la tecnología son clave en todo el proceso de crédito. Para nosotros legaltech es un medio para acudir a un fin, que es el de optimizar el proceso de crédito en todo su ciclo de vida: desde que alguien va a hacer un onboarding digital y hay que identificarle, saber quién va a ser ese cliente, el proceso de KYC, etc.

Ese proceso de crédito no solo está en el mundo financiero, también lo tiene una Telco y lo tiene el sector seguros. Y además también estamos trabajando con tecnología en esa otra línea que es la de pago a proveedores, no solo la de cobro a clientes en grandes compañías. Y entonces, toda esa visión holística del proceso de crédito en cualquier sector es la que nosotros intentamos mejorar con un propósito: en la medida en la que hacemos mejores a los grandes actores dentro de su proceso de crédito, creamos un proceso de crédito más justo y una sociedad que crece mejor.

Pero contestando a tu pregunta, para nosotros lo importante es cómo nos ven los clientes, y lo que realmente pasa es que con muy poca fuerza comercial nos llaman desde diferentes concursos y otras oportunidades que los clientes ofrecen sin ir a buscarlo. Creo que eso significa que nos posicionan entre los primeros a los que siempre hay que llamar para preguntar si pueden dar este servicio o si pueden ayudar.

JMF: No sé si tiene que ver con lo que me cuentas, pero me da la impresión de que vuestra presencia en medios se puede considerar discreta…

AR: Estamos muy concentrados en medios especializados en crédito y tecnología, porque al final es la parte en la que estamos buscando la expansión internacional más fuerte. En la parte legaltech no aparecemos tanto, efectivamente.

JMF: ¿Cómo ves el estado de la industria legaltech en estos momentos?

AR: En primer lugar, se ha de tener en cuenta que nosotros estamos en el mundo de la industria legaltech cuando aún se conocía poco de este término, o ni tan siquiera se utilizaba. En pfs comenzamos a unir el mundo de la tecnología con el mundo legal desde el año 2008, fecha en la que comenzamos a comercializar nuestra primera herramienta tecnológica que tenía parametrizados todos los procedimientos judiciales de recuperación de deuda para prestar servicios jurídicos, y tratábamos los datos para nuestros clientes, lo que les permitía tener información sobre sus procedimientos que hasta la fecha no eran capaces de conocer.

Dicho eso, en este momento tengo la sensación, y es una visión subjetiva, de que está pasando como en algunas otras burbujas que se hinchan con mucho bombo. Creo que existe un movimiento real, existe una evolución de esa tecnología aplicada realmente a procesos del ámbito legal, pero tenemos que tener cuidado entre todos para no acabar llamando legaltech a usar correo electrónico o Excel.  Así, en el momento en el que alguien le llama legaltech a lo que hago con un ordenador, tenemos un problema. Deberíamos todos tener esa visión colectiva de catalogar de forma adecuada el concepto legaltech, que es cuando de verdad la tecnología mediante la digitalización, modifica el proceso.

JMF: Te has acercado a un tema al que me gustaría dar carga de profundidad en cuanto a contenido. Algunos profesionales del sector me dicen que legaltech empieza a aburrir, a sonar a repetitivo y predecible. Creo que es porque se habla mucho de eficiencia, de ahorro de costes, pero muy pocas veces se dice cómo y a través de qué funcionalidades. No se aterriza legaltech, y legaltech no sólo es tecnología, es personas, competencias digitales, innovación, mapear procesos, aplicar metodologías…

AR: Al final lo que esconde todo esto es que no estás haciendo cosas de tanto valor como crees, o que son bastante repetibles por otros. No hay una diferenciación y buscas subirte a un carro que te haga sexy, y eso resta valor a todos los que de verdad sí están trabajando en hacer cambios disruptivos. O no necesariamente disruptivos: con que sea innovación incremental es suficiente. La innovación me gusta cuando está medio pasito por delante, porque la puedes coger y la puedes utilizar. Cuando está a dos años luz de distancia te parece muy bonita, pero solo puedes aplaudir, no la puedes utilizar. Si volvemos al espíritu original del concepto, cuando se habla de legaltech, además de lo que has dicho, deberíamos hablar del uso correcto de la data para aprovecharla que no es solo el software, sino además cómo aplico ciencia de datos y cómo de verdad genero cambios para digitalizar el proceso y hacerlo distinto gracias a que tengo esa capacidad de digitalización.

JMF: Volvamos al tema de la recuperación judicial, si te parece. Coincidimos con José Manuel Jiménez, uno de los accionistas del grupo pfs y vicepresidente para toda la parte legal, en el Congreso CMS de Recuperación Judicial. Nos pareció muy relevante que en este evento pusieran el foco en legaltech. Realmente, el sector de la recuperación judicial es un caldo de cultivo muy bestia para la tecnología legal.

AR: La tecnología puede ser muy transversal y planita y servir para muchos. En este caso, no modifica el proceso de negocio, pero ayuda a todos a optimizar. Pero la tecnología también puede ser mucho más vertical y tener profundidad de nicho. Por ejemplo, el mundo de recuperación judicial es perfecto como entorno, porque usa un volumen muy importante de procedimientos judiciales, y la reclamación de deuda es el monstruo grande que ocupa la mayoría de asuntos que van al mundo judicial. Pero es que además tiene otra característica fundamental: los asuntos son muy parecidos y muy repetitivos, y ahí es donde la tecnología encuentra su caldo de cultivo.

También lo es el nicho de las demandas masivas contra grandes compañías, ejercidas por despachos o fondos de inversión que fomentan que se hagan estas demandas dándole a los despachos financiación para hacerlo. Por tanto, tanto para esos despachos como para los que las tienen que contestar, la tecnología es un facilitador enorme de mejora de costes, y muchas veces ya no solo por eficiencia, es por no equivocarme. Si te llegan de repente 20.000 casos al mes, es bastante fácil que te equivoques, por lo que a veces la tecnología no es solo eficiencia, es además ejecutar bien el proceso.

JMF: Ambos nichos, la recuperación judicial y las demandas colectivas a grandes corporaciones tienen en común que hablamos de gestión masiva de documentos, y de asuntos legales y parecidos, y en principio un corto recorrido.

AR: Exacto, donde lo normal es que entre 2/3 y un 80% los podemos llamar de carril, que significa que casi van a seguir el mismo workflow esperado, y luego hay un 20% a 1/3 que se van a complicar y que van a salir del carril. En eso sí que es verdad que vas a tener una necesidad mucho mayor de personas expertas y la tecnología va a responder un poquito peor.

JMF: ¿Qué herramientas tecnológicas empleáis en pfs?

AR: Dado que tenemos los dos negocios, el negocio de venta de desarrollo de nuestros propios productos y nuestras propias plataformas, y el negocio de operaciones de legal, donde damos el servicio de esos tickets legales a las grandes corporaciones, la gran mayoría de las soluciones que empleamos son propias, las hemos ido evolucionando y desarrollando. No es lo mismo quere paquetizar algo que esperas vender 1.000 copias, que ‘atornillar’ ciertos aspectos del proceso, algo que te están exigiendo cliente muy grandes.

Diría que la combinación ideal es herramientas de mercado (utilizamos algunas de las más conocidas) como es el caso de Kmaleón, que la empleamos para una parte del proceso, y por ejemplo también Power BI, de Microsoft, que nos proporciona un cuadro de mando bastante potente, sobre todo para cuadro de mandos del stock en gestión. Nos permite hacer continuamente la foto de cómo se encuentran los procedimientos, cuáles están parando, cuáles están funcionando, cuáles hay que darles un impulso,  dónde estamos creciendo en tipos de respuestas del juzgado que nos obliga a hacer unas cosas u otras. Luego, también lo utilizamos para relacionarlo con la parte financiera, porque al final en recuperación de deuda nuestros clientes lo que quieren saber es el importe total , qué está pasando y cuál es su evolución. No puedes darle solo una visión jurídica o judicial o legal, tienes que darle una visión financiera a las deudas que te están dando.

JMF: Ayúdame a entender cuál es vuestra estrategia en el tema de procuradores. Entiendo vuestro servicio pfs Procura online, un modelo centralizado y tecnología propia para garantizar una red de procuradores. Pero explícame en qué consiste Assisto, que en web lo definís como una representación procesal por procuradores en plaza para una relación personalizada con clientes y juzgados.

AR: Son diferentes marcas que dan diferentes sabores de procura. La diferencia fundamental entre lo que llamamos pfs Procura, que es un servicio de procuradores que nació dentro de pfs, y luego ABA y Assisto, que fueron incorporaciones de compañías dentro del grupo, es que pfs Procura estaba enfocado a los clientes que ya utilizaban plataforma tecnológica pfs.

Lo que nosotros ofrecemos a esos clientes es extender esa plataforma tecnológica en la que tienen el control de sus procedimientos judiciales y tienen a sus actores. Estos actores pueden ser internos o externos, como pueden ser los abogados que trabajan para una entidad financiera en nuestro sistema. Esos abogados pueden ver esta plataforma como sitio en el que están obligados a volcar datos, o como sitio en el que de verdad trabajan los casos de la entidad financiera.

¿Se puede hacer una procura cien por cien digital en España en el año 2023? No. Entonces, ¿qué necesitas? Tener colaboradores, tener red y tener un cierto backoffice: no lo puedes hacer todo con tecnología. En resumidas cuentas, pfs Procura tenía un sabor totalmente digital, pero luego nos faltaban los ‘riders’, los ‘marines’, y ahí es donde creamos una red propia.

Y luego con la incorporación de ABA y Assisto, ABA ha tenido siempre una visión más tradicional de la procura, donde el asunto era compartido entre un procurador central, que es el que firma todos los asuntos, y un procurador ‘colaborador,’. Por ello merece la pena para un tipo de asunto más grande en ticket, que te importa más, que puedes pagar más por él, porque para ti es importante y relevante que se lleve con una visión mucho más enfocada en el asunto. Assisto es la última derivada de todo este proceso, en la que, además, los propios procuradores de la plaza van a encabezar las demandas, de manera que nosotros nos convertimos en una central que garantiza que todos tienen las mismas condiciones de facturación única, una manera de reportar los datos única, pero el responsable, el que firma y el que recibe las notificaciones del juzgado y el que hace las presentaciones en el juzgado es el procurador de plaza. No es una firma unificada, sino que hay 75 firmas diferentes.

JMF: Como si fuera un marketplace, más o menos…

AR: Eso es, actuamos más como una central, un marketplace de coordinación.

JMF: Danos cifras de vuestra actividad…

AR: En total, en todo nuestro negocio legal, tenemos ahora unos 90.000 procedimientos judiciales en marcha, con un volumen en gestión muy alto, porque nosotros lo que tenemos es un ticket medio muy alto. Podemos estar hablando fácilmente de 25.000 millones de euros bajo gestión.

JMF: Los procuradores son precursores en tecnología…

AR: Los procuradores, a pesar de que no son las personas mejor formadas en tecnología y a pesar de que vienen de un mundo del absoluto papel y del absoluto fax, son los que más han evolucionado gracias, en mi opinión, a dos aspectos fundamentales del entorno, que son Lexnet y las otras plataformas, por un lado, y por otro, la ley ómnibus, que provocó que cualquier procurador pudiera ejercer en cualquier plaza, Con esos dos ingredientes, los procuradores, no todos pero sí algunos, fueron los primeros en darse cuenta de que con un despacho en Madrid podían dar servicio en toda España. Esa combinación, y el hecho de que ha habido herramientas como Lextools o Kamaleón que se han esforzado en tener una integración homologada con Lexnet, ha provocado que si quieres buscar un actor dentro del entorno legal que base su negocio en la tecnología y no pueda vivir sin la tecnología es el Procurador.

JMF: Y aun así, están en entredicho. ¿Qué futuro tiene la procura y por dónde pasaría? ¿Por hacerles más protagonistas en la ejecución, acceso a punto neutro judicial,,,?

AR: Diría que, tal y como está planteado nuestro marco judicial, la figura del procurador es indispensable. A veces se le pone en entredicho porque esta figura no existe en otros países, pero la cruda realidad es que eso no es verdad. Lo que está sucediendo en otros países es que se genera un nuevo concepto que es el conocido como ALSP, proveedores de servicios legales alternativos, en forma de backoffice con tecnología que hacen que los despachos de abogados se descarguen del trabajo de trámite que tienen frente a los juzgados y sus procesos. Y eso aquí en España ya lo tenemos resuelto con el procurador y está contemplado por ley. Es decir, la realidad es que sí existe, lo que no existe es que esté contemplada como una figura con un arancel, y eso posiblemente es lo que va a caer, y de hecho es lo que está cayendo.

Dicho esto, y me gusta mucho la siguiente comparativa, recuerdo muy bien el momento de la desaparición del concepto de Corredor de Comercio, y cómo se fusionaron o se equipararon los notarios con ellos. Y después de todo el tiempo transcurrido, ¿quién crees que ha ganado la partida? Los Corredores de Comercio tenían un negocio muy limitado: por importe, por volumen. Y entonces se buscaban mucho la vida para ser aquellos profesionales que eran capaces de dar a una entidad financiera el máximo de firmas en un día para atascar lo mínimo posible. Estaban muy centrados en la tramitación del proceso, mientras que el notario estaba mucho más centrado en el documento, etc. ¿Qué pasó entre corredores y notarios? Que los corredores ganaron mucha importancia. Por eso, cuando alguien pregunta qué pasaría si algún día desaparece la figura del procurador y se fusionan abogado y procurador, afirmo que los abogados lo tienen muy crudo para competir con un procurador, en el negocio procesal. Evidentemente los abogados tienen un campo no procesal enorme en el que actuar. Pero en el juzgado, el que sabe moverse, el que sabe esa parte procesal para que no se le escape nada, es el procurador. Pero no solo eso: lleva años evolucionando en tecnología para identificar automáticamente cosas en notificaciones, encontrar qué asuntos se están desviando del sitio.

Me parece interesante compartir lo que nos está pasando con algunos clientes. Lo que ocurre es que han encontrado la vuelta. Hablo de clientes grandes, que llegan a la conclusión de que, si a lo que están obligados es a tener procurador, y no abogado, por qué no hacerlo al revés: por ejemplo, yo soy un banco y tú eres mi procurador, y me tienes que garantizar que las cosas entran y salen del juzgado adecuadamente y que el procedimiento funcione. El banco no quiere ganar grandes juicios y sentar jurisprudencia, ni decir qué bien ha salido mi asunto y qué bien lo he defendido. Lo que quiere es que suceda algo predecible y que no nos equivoquemos. Y puede decirte el banco: ya que eres mi procurador, ¿por qué no me haces además esto y esto y esto?

Después de muchos años, nosotros nos hemos dado cuenta de que la figura transformadora en la parte procesal masiva y repetitiva y en su digitalización, no es la del abogado, es la del procurador. Esa es la que me permite enganchar con la tecnología. Y todo lo anterior tiene aún más sentido si caemos en la cuenta de que el procurador es el actor judicial que posee todos los datos del procedimiento judicial, porque por el procurador pasan todos los escritos que los abogados presentan en el juzgado, y por él pasan todas las resoluciones que los juzgados notifican a los abogados, incluidas aquellas que los letrados muchas veces no leen o no necesitan leer, pero el procurador si las trata y las gestiona. Por tanto es el profesional de la justicia con la mayor información y mejor calidad de los datos de los procedimientos judiciales.

JMF: 30 de noviembre de 2021. pfs se establece en México a través de la integración de Telepro. ¿Cómo está siendo la experiencia en ese país? Entiendo que desde allí alcanzáis a todo Latam…

AR: Para nosotros, en América Central y del Norte nuestro país claramente es México, y en América del Sur lo interesante es Brasil. Por tamaño, por crecimiento de la economía, porque abren oportunidades. En concreto, México, como plataforma para llegar a Chile, Perú, Colombia y el propio México, que son los sitios donde nos queremos enfocar. Y desde México tenemos algunos contactos para subir al hermano mayor. México es un país donde todos los meses aparecen nuevas entidades financieras. Por tanto, para nosotros es un sitio donde los clientes se van creando todos los meses, algo que en España es al contrario, van desapareciendo todos los años.

Es un país donde hay una preparación y formación buenísimas de la gente en las diferentes universidades, como Monterrey y Ciudad de México. Por ese motivo, no tienes un problema de capital humano, todos ellos son bilingües en inglés, con un nivel bastante alto de conocimientos. Y luego es un país en el que quedan muchas cosas por digitalizar y automatizar porque han tenido una ventaja competitiva en precio mano de obra durante muchos años. Pero ahora, con una serie de cambios legales que ha habido en la ley del outsourcing, que ha obligado a que muchas grandes compañías incorporen como empleados a personas que antes tenían subcontratadas, y con la subida de los salarios mínimos interprofesionales que han podido multiplicarlo por dos en los últimos 4 años, México es un país donde ya se están planteando digitalizar muchas cosas que antes no digitalizaban. Y todo ello incrementa las oportunidades.

JMF: En la nota de prensa que lanzasteis para difundir esta operación ponéis mucho énfasis en el tema del EBITDA, un índice que refleja la salud financiera de las compañías en general. ¿Es positivo ofrecer esas cifras tanto para inversores como para clientes?

AR: He sido cliente muchos años, he tenido proveedores y para mí, que uno de mis proveedores me proporcione un buen servicio, que me suponga un impacto positivo en mi rentabilidad y que además él sea capaz de hacerlo obteniendo rentabilidad, significa que esa relación es una relación ganar/ganar a largo plazo. Cuando la relación es de un cliente que subasta un servicio buscando el mínimo precio y los proveedores de ese cliente tienen márgenes muy bajos, lo que está pasando en esa relación es ganar/perder.  Entonces, entendiendo esa dinámica, que pasa mucho con las posiciones dominantes de las grandes compañías, nuestro propósito es ir encontrando esos puntos que, a veces, son esa tecnología satélite que se conecta y aporta valor sin necesidad de hacer una gran integración, que por otro lado es nuestra preferida.

A veces la manera en la que damos el modelo de servicio va muy enfocado a éxito, es decir, solo me pagas si consigo mejorar tus provisiones, mejorar tu consumo de capital. De este modo, me asocio a tu ingreso y a tu impacto, no a tu coste. ¿Cómo buscamos compañías que nos sirvan de plataforma para crecer en países, como fue el caso de Telepro en México? Que demuestren que, con sus productos, su modelo de negocio y su aproximación, los clientes se mantienen 15 y 20 años con ellos y aun así son rentables, porque tener un cliente 20 años e ir bajando la rentabilidad es lo fácil.

JMF: Casualmente, o mejor dicho, causalmente, ese mensaje que lanzas de mejorar los ingresos de tus clientes está muy presente en casi todos los productos en vuestra web.

AR: Nos dedicamos fundamentalmente a que nuestros clientes mejoren su proceso de crédito. Si yo consigo que ellos mejoren, me convierto en alguien importante dentro de su proceso, y por tanto están dispuestos a retribuirme. Si yo me convierto en uno más de los que proporcionan perfiles tecnológicos para hacer desarrollos que al cliente le parezcan bien. o en uno más para gestionar la deuda a través de llamadas telefónicas con teleaviso, que es lo que suele pasar en esos negocios, el margen baja.

Desde que empezamos, el margen solo ha hecho que mejorar dentro de la composición de la compañía, y para eso también hemos tenido que renunciar y cortar ramas del árbol, porque había servicios donde no es posible conseguirlo. Y te vas dando cuenta de que la competencia necesita esos ingresos, porque tiene un pasivo laboral, porque tiene cargas que soportar. Cuando te das cuenta de que en tu competición lo que tú provees, otro necesita hacerlo por menos precio y margen, es mejor buscar otras alternativas.

JMF: ¿Tenéis en el horizonte alguna otra operación?

AR: Tenemos separado en dos lo que llamamos el equity story o la manera de hacer grandes a las compañías: Tech & Data y Legal Services. En Tech&Data estamos buscando compañías internacionales fuera de España. Tenemos algunas oportunidades en Alemania, en países nórdicos…

JMF: Hablamos de adquisiciones…

AR: De adquisiciones, sí. No tiene por qué ser una adquisición completa, pero podría generar la integración de una compañía dentro del grupo. Y ahí tenemos oportunidades, sobre todo fuera de España. En esta parte de Tech & Data, además, estamos trabajando fuerte en hacernos más importantes en el mundo del data, consorcios de información, buró de crédito, capacidades analíticas, modelo y analítica. para mejorar en esa parte de crédito, y espero en breve poder dar alguna noticia también del mundo data legal. Ahí lo dejo, por ahora está bajo confidencialidades.

Y luego en la parte de legal services, donde somos procuradores, paralegales, servicio integral con abogados, pensamos que en el proyecto de consolidación hay, por un lado, un entorno muy bueno para ofrecer posibles integraciones a procuradores más pequeños, en determinadas provincias, con una posición importante y que trabajan para grandes clientes, que es algo que poco a poco se está complicando, y por otro, llegar a acuerdos con otras Compañías que nos permitan crecer en el sector, mejorando las prestaciones para los clientes mediante un servicio más eficiente y económico..

JMF: En 2020 adquirís Lextools, software de gestión legal. ¿Qué objetivos tenía esa adquisición? Después de tres años, ¿se han cumplido esos objetivo? ¿Puedes compartir cifras de la presencia de Lextools en el mercado?

AR: El objetivo era completar el círculo, dado que teníamos la plataforma digital para dar el servicio legal a las corporaciones, teníamos los colaboradores necesarios conformando una red robusta, pero no teníamos una tecnología específica para ofrecer con una visión de usuario más minorista o de despacho. Así, nos pareció que Lextools encajaba perfectamente en esa estrategia, además de aportarnos dos productos únicos y diferenciales para el sector: el cálculo de tasaciones y el servicio digital de protección de datos. Hoy cuenta con más de 3.500 clientes y cerca de 7.000 usuarios, tanto abogados como procuradores y usuarios de asesorías jurídicas.

Con todo esto, desde Enero de 2021 hasta este año, hemos conseguido duplicar sus cifras de ventas, generar un negocio de alta rentabilidad e integrar los equipos tanto de desarrollo como de soporte para poder ofrecer a los clientes combinaciones muy interesantes de soporte avanzado, certificación digital de correos enviados desde la plataforma, bonos y suscripciones de tasaciones de costas, etc…

Agustín Rodríguez es un tipo preparado, con experiencia, muy claro y que va al grano, y por todo ello te recomendamos esta conversación que mantuvimos con él: no te va a defraudar. Agustín es CEO de pfs, compañía que tiene más de 20 años y presencia en 14 países, con 4.500 clientes y una facturación de 44 millones. Ingeniero en Telecomunicaciones y licenciado en Ciencias Económicas, un perfil híbrido techie y business muy frecuente en las empresas tecnológicas, afirma que los CIO o CTO tienen que dar soporte al negocio desde la tecnología. Amante del deporte, juega al baloncesto, corre medias maratones con familia y amigos y le gusta bucear. Sumerjámonos, pues, en las profundas aguas del legaltech, el liderazgo, la Procura, la innovación legal y la recuperación judicial.